viernes, 13 de julio de 2012

Te cobro, te robo y te hago responsable.

Comunicado de Stop Cláusulas Abusivas a los Fotógrafos* en relación al contrato que impone el Festival de Jazz Vitoria-Gasteiz a los fotógrafos freelance

La organización del Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz ha impuesto a los fotógrafos freelance que deseen hacer fotografías en los conciertos la firma de un contrato que establece la cesión gratuita y en exclusiva de los derechos de reproducción y distribución (incluido internet) el derecho de comunicación pública, el derecho de reproducción en forma gráfica y en cualquier soporte y el derecho de transformación. Además el fotógrafo autoriza mediante la firma de dicho documento la cesión a terceros para su comercialización y explotación.
Esta práctica de obligar al autor a ceder los derechos de explotación de sus obras a cambio únicamente de la autorización para fotografiar determinados eventos o espacios es ya habitual en todo el mundo, pero en este caso se ve enriquecida por la exigencia del Festival a aportar los originales y toda la colaboración posible para “para registrar o defender judicialmente los derechos que le corresponden (al Festival) de conformidad con el presente Contrato”.
No obstante hay algo que sí se reserva algo para el autor de la fotografía: el derecho a recibir las acciones judiciales que se desprendan por haber tomado las imágenes. El contrato impuesto por el Festival también establece que “en el supuesto de que el FESTIVAL fuese objeto de cualquier reclamación, judicial o extrajudicial, iniciada por terceros y basada en posibles infracciones de los derechos de propiedad intelectual de dichos terceros, derivada de la utilización por parte del FESTIVAL de las fotografías del FOTOGRAFO, éste asumirá frente al FESTIVAL o el tercero, cuantos gastos, costes (incluidos los costes de abogados, peritos, procuradores y costas judiciales) e indemnizaciones pudieran derivarse de tales reclamaciones.
La razón aportada para esta cláusula por parte de los servicios jurídicos del Festival es que quieren evitar que alguno de los fotógrafos pueda incluir entre sus obras alguna que no sea de su autoría, de forma que además de despojarle de todo derecho sobre su trabajo (el fotógrafo no puede hacer uso de ninguna de sus imágenes sin previa autorización escrita del Festival) se le califica de sospechoso de ladrón de obra ajena.
Los servicios jurídicos del Festival han justificado mediante correo electrónico y conversación telefónica que este contrato no obedece más que a salvaguardar los derechos de los músicos participantes por imposición de los mismos. Nosotros, como fotógrafos, no podemos aceptar que la defensa de los derechos de una parte se haga en detrimento de los derechos de una segunda parte. La fotografía está protegida por la Ley de Propiedad Intelectual que la reconoce como obra.
Tampoco podemos aceptar que la organización de un evento pueda imponer la firma de un contrato  que consideramos un catálogo de cláusula abusivas, a cambio de un acceso a una zona reservada para fotógrafos. Además, los fotógrafos freelances deberán pagar el precio de la entrada como si de público general se tratara. Y luego regalarles las fotos...
Por todo ello manifestamos nuestra más enérgica protesta y así se lo hacemos llegar también a las administraciones públicas y entidades privadas patrocinadoras del Festival. Invitamos a los fotógrafos y medios de comunicación acreditados a reflexionar sobre esta imposición por parte del festival y si merece la pena dar cobertura a una organización que socava con su imposición los derechos más básicos de los fotógrafos.

*Stop Cláusulas Abusivas es un grupo en facebook compuesto por 5556 miembros

sábado, 7 de julio de 2012

Contra el contrato a los freelance del Festival de Jazz Vitoria-Gasteiz

Stop Cláusulas abusivas a los Fotógrafos ha enviado la siguiente carta a la organización del Festival de Jazz Victoria-Gasteiz en protesta por el contrato que pretenden hacer firmar a los fotógrafos freelance a cambio del acceso al área habilitada a los fotógrafos y tras el pago de la correspondiente entrada a cada concierto:

Señor Ignacio Añúa Crespo:
Me dirijo a usted como uno de los administradores del grupo en Facebook Stop a las Cláusulas Abusivas a los Fotógrafos compuesto por más de 5400 fotógrafos en su calidad de representante de la Asociación Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz.
El motivo de nuestra carta es hacerle llegar nuestra más enérgica protesta por el contrato que pretende hacer firmar a los fotógrafos freelance para darles acceso a las áreas habilitadas a los fotógrafos. En dicho contrato les exige la obligación de poner a disposición del Festival las obras de las que son autores con objeto de hacer una cesión en exclusiva para todo el mundo y durante todo el tiempo que la ley establece, así como la capacidad de cesión y/o venta a terceros. Además les hace responsables de cualquier tipo de infracción de los derechos de la propiedad intelectual derivada de la utilización por parte del Festival de las fotografías del fotógrafo, que ha de poner a disposición del Festival los originales y su colaboración con objeto de registrar o defender judicialmente los derechos que le corresponden de conformidad con dicho contrato.
Este resumen de lo que pretenden a cambio de permitir a los fotógrafos freelance a acceder al área dispuesta para los fotógrafos, la entrada han de pagarla como el resto del público, es más que suficiente para poder afirmar que la simple redacción del contrato no es sino un acto de pervertir el espíritu de la Ley de Propiedad Intelectual cuyo objeto es el de proteger los derechos de los autores de las obras reconocidas en la misma, y la fotografía lo es, igual que la música ¿Pedirán a los músicos que participen en su festival que cedan bajo estas mismas condiciones los derechos de sus creaciones? ¿Pedirán a sus patrocinadores que les cedan las patentes de sus productos? Seguro que les resultaría interesante a unos y otros conocer los detalles del contrato que ustedes obligan a firmar a los fotógrafos freelance.
La única utilidad real de este contrato, ya que jurídicamente se anula por si sólo, es la de ahuyentar a los freelance del área de fotógrafos. Si no tienen sitio para todos y desean limitar el número de fotógrafos acreditados tienen otros medios para hacerlo, por plazo de solicitud, visionando sus porfolios, por sorteo… Si lo hacen de esta manera, a través de su contrato, o bien tienen el objetivo de hacerse con una base de imágenes de su festival gratuítamente o tienen muy malos consejeros legales y de organización, ya que lo único que conseguirán será arrojar una mancha sobre el gran nombre y prestigio que tiene el Festival de Jazz de Vitoria-Gazteiz.
No les vamos a pedir que modifiquen el contrato. Nos vamos a limitar a dar la mayor difusión posible a nuestra repulsa aconsejando a todos los profesionales de la fotografía que se nieguen a firmar ni éste ni ningún otro tipo de contrato con cláusulas abusivas y vamos a hacer pública esta carta, haciendosela llegar también a los medios de prensa generalistas y especializada.
Estaremos encantados de hacer pública otra carta de agradecimiento por su comprensión al rectificar su decisión y permitir a los fotógrafos acceder al área dispuesta de manera gratuita para la realización de su labor sin ninguna otra condición que el beneficio que supone para ustedes la difusión de su Festival a través de sus obras.
Muchas gracias por su tiempo y atención.
Atentamente
Juanjo Fernández
Administrador SCAF

martes, 15 de mayo de 2012

RBA: un amplio número de reconocidos fotógrafos que se niegan a firmar su propuesta de contrato





Desde el pasado mes de marzo RBA Revistas, el grupo editorial de revistas líder en España (como ellos mismos se autodefinen) y responsable de cabeceras  como National Geographic España, Viajes-National Geographic, Historia-National Geographic y muchas otras, está enviando a los autores de las fotografías con las que ilustran sus publicaciones un nuevo contrato de colaboración. 

Este contrato impone de manera unilateral (y hasta el momento sin atisbo de negociación posible) un nuevo marco de colaboración entre fotógrafos y editorial. En él, RBA Revistas se atribuye nuevas atribuciones y derechos sobre las obras fotográficas producidas y creadas por los propios fotógrafos, para así poder realizar usos adicionales en sus productos e incluso en los productos de terceras empresas, a cambio de poco o, en algunos casos, incluso ningún benéfico para sus autores.

Dado que según la ley los autores son los únicos propietarios sobre sus obras y tienen el derecho a controlar su difusión, el pasado 18 de abril 22 fotógrafos (entre los que aparecen profesionales de reconocido prestigio) respondieron a RBA Revistas con una carta con diversas propuestas de modificaciones. La carta venía apoyada por el FeSP (Federación de Sindicatos de Periodistas) y la plataforma Stop Cláusulas Abusivas.

Lamentablemente, un mes después RBA no ha dado aún ninguna respuesta al tema ni se ha puesto en contacto con ninguno de los firmantes.

- Contrato
- Carta de los fotógrafos a RBA

miércoles, 7 de marzo de 2012

RBA y su contrato abusivo.

El grupo editorial RBA pretende adueñarse de las fotografías de los fotógrafos que colaboran con sus Editoriales y Revistas para utilizarlas en el futuro e incluso para venderlas a terceros sin una compensación equitativa al autor fotógrafo.
Otro grupo editorial desea adueñarse de las creaciones fruto del trabajo y las inversiones económicas de los fotógrafos para utilizarlas en futuros productos sin pagar nada o una miseria : “Bienvenido al liderazgo, a la creatividad y a la innovación” reza la cabecera de la web del Grupo RBA”. 30 revistas cuyos ingresos por ventas rozan los 100 millones de euros anuales, casi el doble que su siguiente competidor.

En una carta que han recibido los fotógrafos que les proveen de las imágenes necesarias para comercializar sus productos se les dice:

“RBA está negociando con los colaboradores los derechos digitales de las fotografías. El acuerdo al que estamos llegado con todos ellos es que, el precio de las fotografías incluye también los derechos para la publicación digital de la mismas. Se trata, sencillamente, de un paso más para adecuar nuestro trabajo y el vuestro a la realidad tecnológica en la que nos movemos las publicaciones. Os adjunto el modelo de nuevo contrato. Gracias por tu colaboración.”

Aparentemente la colaboración que se nos pide consiste en ceder los derechos de las fotografías ya publicadas en las revistas en soporte impreso, para el uso en versiones digitales de los productos RBA, así como en sus webs, de modo totalmente gratuito. Pero cuando uno abre el contrato adjunto se encuentra con mucha más letra pequeña: por ejemplo, que RBA puede ceder los derechos de nuestras fotografías incluso a empresas terceras, a portales o plataformas web, teléfonos móviles, etc, en el ámbito mundial (hasta ahora era sólo España), y durante todo el plazo de vigencia de los derechos que ostente el autor.

El contrato pretende afectar incluso a “las fotografías que hubieran sido contratadas por RBA con anterioridad a este acuerdo”!!!

La contraprestación económica por usos posteriores a que se comprometen si uno firma su contrato es:
“- Segunda utilización: 50% sobre la tarifa pactada.
- Tercera utilización: 25%.
- Cuarta utilización: 15%”.

Conviene decir que “la tarifa pactada” significa la SUYA, que jamás han pactado, no subieron ni el IPC en la última década y que han rebajado dos veces en los últimos tiempos.

Cabe decir que en reutilizaciones en productos distintos del contratado inicialmente por el mismo cliente, lo habitual es pagar entre el 75% y el 100% de la tarifa del fotógrafo. Los descuentos por reutilización JAMÁS se aplican a terceras empresas que no tienen ya nada que ver con el uso inicial.

En su web RBA explica que quiere “Convertir el extenso patrimonio de contenidos de RBA en formatos audiovisuales de éxito. Esta ha sido la gran apuesta del Grupo RBA para canalizar su propio material hacia nuevos formatos multimedia: televisión, radio, Internet o telefonía móvil. Una apuesta basada en (…) transformar los contenidos editoriales del Grupo para los medios audiovisuales.

La única respuesta posible a estas pretensiones es un NO en toda regla. Son los fotógrafos quienes tenemos el derecho a decidir a quien y en qué condiciones cedemos nuestros trabajos. RBA es una empresa editorial con contenidos de calidad que no puede rebajar su prestigio intentando imponer un contrato de este tipo

martes, 24 de enero de 2012

¡Ni una foto más a cambio de nada!

Taranná Club de Viatges convoca su XVIII concurso de fotografía turística en el que se faculta la libre utilización de cualquiera de las obras fotográficas presentadas por el mero hecho de haber participado en dicho concurso conforme se establece en el artículo 8 de sus bases:

“TARANNÀ CLUB DE VIATGES se reserva el derecho a la utilización de cualquier fotografía presentada en el concurso en sus medios de difusión. Esto no excluye que el autor pueda hacer libre uso de sus fotografías.”


Desde Stop Cláusula Abusivas a los Fotógrafos consideramos que este tipo de cláusulas significan un grave perjuicio para el sector de la fotografía profesional, especialmente el especializado en viajes (que pasa en estos momentos por uno de sus momentos más difíciles) al aprovecharse de la ilusión de los participantes a los que les niega el derecho de retribución que deberían de tener al hacer un uso promocional de su trabajo.


Se da la circunstancia de que el concurso está avalado por la Federación Catalana de Fotografía, cuyos responsables, al conocer las protestas manifestadas en el muro de Stop han manifestado su voluntad de retirar dicho apoyo en las siguientes convocatorias si la cláusula reproducida no es corregida.


Desde Stop a las Cláusulas Abusivas a los Fotógrafos recomendamos la NO participación en este concurso, así como en ningún otro en el que sus bases no garanticen un trato respetuoso hacia los autores de las obras fotográficas y sus derechos.

lunes, 9 de enero de 2012

¿QUÉ ES STOP CLÁUSULAS ABUSIVAS?



Unas reflexiones recopiladas por Juanjo Fernández que hemos estado debatiendo algunas personas estos días. Empecemos 2012 con ellas:

¿QUÉ ES STOP CLÁUSULAS ABUSIVAS?

1- Un grupo abierto compuesto por todos aquellos que lo deseen y que estén interesados en el conocimiento y en la defensa del los derechos que amparan a los fotógrafos como autores en virtud del marco legal español, especialmente la Ley de Propiedad Intelectual, ya sea porque son profesionales del ramo, aficionados o usuarios de fotografías.

2- Un punto de encuentro en donde compartir todo aquello que tenga relación con los aspectos legales dirigidos a la protección de los derechos de los autores y de sus obras fotográficas. También difundir lo establecido por la Ley para realizar un uso responsable y acorde con lo establecido con la Ley de Protección Civil del Derecho al Honor, a la Intimidad Personal y Familiar y a la Propia Imagen.

3- Un lugar en el que denunciar públicamente el uso indebido de las fotografías y en el que buscar las soluciones más adecuadas y oportunas.

4- Un espacio que a partir de las aportaciones de todos los miembros del grupo permita detectar las prácticas que puedan ser perniciosas (y está por ver su legalidad), ya sea en forma de bases de concursos abusivas, contratos de cesión de derechos impuestos por editoriales, condiciones de acceso a espacios de gestión pública, etc. para actuar en consecuencia.

¿QUÉ PRETENDEMOS QUE SEA STOP?

1- Una herramienta que contribuya a la valoración de la propia obra y a la exigencia de un respeto como autor intelectual, así como divulgar los mecanismos adecuados para conseguir estos objetivos.

2- Un conjunto de voces que difundan la obligación de proteger la obra de autor, sea cual sea su naturaleza, y la necesidad de considerarla y salvaguardarla para crecer como sociedad.

3- Una plataforma que nos ayude a conocer el entorno europeo de la propiedad intelectual.

4.- Participar activamente en todas aquellas acciones colectivas que se planteen para su defensa.

QUÉ PENSAMOS QUE NO ES STOP

1- No es una asociación que resuelva conflictos de carácter profesional o laboral. Existen un numeroso grupo de asociaciones y sindicatos de este tipo que desarrollan una labor seria y continua en esos campos. Ello no descarta que todo contacto y colaboración con ellas sea deseable y necesario en las áreas comunes del ejercicio y la obtención de fotografías.

2- No es un foto club o una asociación fotográfica en la que sus miembros comparten sus inquietudes, conocimientos y exhiben sus obras. Del mismo modo que en el caso anterior existen una buena cantidad de entidades que realizan una magnífica labor y con las que es igualmente conveniente tener nuestras puertas abiertas para todo tipo de colaboración.

3- No es una galería de trabajos individuales en el que difundir las obras o proyectos de cada miembro del grupo. Ya existen tanto en la red como en otros ámbitos multitud de vías para esa difusión. Es nuestra labor que pueda hacerse con las mayores garantías para los autores por lo que es importante que Stop centre su trabajo y sus recursos en dicho objetivo y el resto de mencionados en este documento.

4- No es una emisora de carnets que acredite a nadie como fotógrafo. Sí que tenemos el propósito de formular los medios y aportar la información adecuada para que el ejercicio de la fotografía goce del respeto que merece. También difundir la responsabilidad que ello implica y proporcionar información sobre los deberes y obligaciones de los fotógrafos con respecto, especialmente, a la Ley de protección del honor y la propia imagen.

5- No es un instrumento para la obtención de descuentos o promociones de productos o servicios.

COMO HACER POSIBLE EL TRABAJO DE STOP

Para conseguir nuestros objetivos es necesaria una infraestructura mínima que nos permita abordarlos de una manera seria y continua. Así mismo las herramientas adecuadas de comunicación pública y presencia en las redes sociales, es decir una página web que reúna todos los documentos y recursos necesarios y un equipo de administradores que garanticen el mantenimiento del portal y de las páginas abiertas en Facebook, Twiter, etc.

Ello requiere la disponibilidad de un equipo humano que perciba unos ingresos ajustados a la dedicación, tiempo y esfuerzo que son necesarios para llevar a cabo el proyecto.

También es imprescindible un equipo de asesoramiento profesional en áreas jurídicas, especialmente la propiedad intelectual, que ayuden a resolver todas las dudas que vayan surgiendo.

Además de una relación permanente con otras asociaciones, entidades sindicales y demás, es fundamental que STOP mantenga un hilo de comunicación fluido con la Administración Pública, especialmente con la Secretaría de Estado de Cultura, para tener la posibilidad de obtener información, proponer medidas que contribuyan a la defensa de nuestros derechos como autores y nos proporcionen información sobre las subvenciones y ayudas que plantean convocar este año.

Solicitar de la Secretaría de Estado de Cultura la obtención del Sello Cultura en Positivo así como iniciar relaciones con la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades para plantear la participación de Stop en campañas relacionadas con el uso respetuoso con los autores de las fotografías en los diferentes centros de enseñanza y formación.

Para la obtención de fondos que posibiliten esta labor hay que barajar diferentes opciones compatibles entre sí:

- Pago voluntario de una cuota que dé acceso a los contenidos y recursos específicos de la página web, modelos de contrato para la ejecución de un encargo fotográfico, formularios de factura, cómo hacer un presupuesto, etc.

- Derecho mediante dicha cuota voluntaria a la realización de consultas genéricas que puedan ser trasladadas a los servicios de apoyo jurídico.

- Donaciones voluntarias por la resolución de dudas o la ayuda en conflictos entre autores de fotografías y usuarios (empresas, instituciones, particulares, etc) que hayan utilizado las imágenes de forma indebida.

- Publicación de guías, libros, etc. que aborden el tema de las obras fotográficas y sus derechos, así como los deberes de los fotógrafos, las vías más adecuadas para difundir la obra, cómo hacer una exposición, etc.

- Realización de exposiciones colectivas que apoyen la labor del grupo.

- Cualquier otro tipo de acción, participación en encuentros, realización de talleres, diseño y comercialización de merchandising, etc.

jueves, 15 de diciembre de 2011

EL COLECTIVO DE FOTOGRAFOS PARA LA SUBASTA ILEGAL


Hoy se ha enviado la primera nota de prensa sobre el tema de la subasta. Es un éxito de todos y para todos, del que debemos sentirnos muy orgullosos. Muchas gracias a todos.

NOTA DE PRENSA:


Juantxu Rodríguez, José Manuel Navia, Gervasio Sánchez y Carlos Carrión, entre otros

UN COLECTIVO DE FOTÓGRAFOS DETIENE, A TRAVÉS DE UNA DENUNCIA PENAL, UNA SUBASTA ILEGAL DE ARCHIVO GRÁFICO Y LA APERTURA DE DILIGENCIAS JUDICIALES PARA INVESTIGAR SU PROCEDENCIA

La Policía Nacional se ha incautado del lote de fotografías a subastar por una reconocida casa de subastas de Barcelona, compuesto por unas 12 cajas de diapositivas, negativos, duplicados y copias, mientras el Juzgado de Instrucción número 19 de Barcelona continúa con el desarrollo de las diligencias previas para investigar en profundidad la procedencia del material gráfico, cuyo supuesto propietario asegura haberlo adquirido en un piso de Madrid, donde se dejó abandonado.

La denuncia interpuesta ante la Brigadade Delitos contra la Propiedad Intelectual de la Policía Nacional en Barcelona por cuatro fotógrafos contra una conocida empresa de subastas de Barcelona, ha obligado a ésta a detener una subasta ilegal del lote 0373 del catálogo “Fotografías y Fotolibros”. Asimismo, y ante la presunción de un posible delito de receptación denunciado por algunos los fotógrafos mencionados en la publicidad de la subasta, la entidad subastadora se ha visto obligada a facilitar los datos del supuesto propietario, cuyo nombre no ha trascendido.

La detención de la subasta del material e incautación del lote completo por parte de la Policía Nacional de Barcelona supone un éxito sin precedentes para el colectivo de fotógrafos, que han reclamado en conjunto sus derechos, acometiendo una acción legal a través de una denuncia por la vía penal, al entender que la subasta de ese lote, de contenido y procedencia desconocidos, supondría una clara vulneración de los Derechos de Propiedad Intelectual inherentes a cualquier fotografía, cuya denuncia ha sido cursada de manera extraordinariamente diligente por el Grupo III de la Policía Nacional de Barcelona, altamente especializado en materia de propiedad intelectual y tecnología.

Actualmente, el lote de fotografías, formado por 12 cajas, con un número indeterminado de diapositivas, negativos, duplicados y copias, se encuentra precintado pendiente del auto judicial que dirima cómo y quién debe proceder a la apertura de las mismas, así como a la identificación de contenido.

El pasado viernes 25 de Noviembre, el supuesto propietario del lote en cuestión, declaró ante la Policía que "había adquirido dicho lote en un piso en Madrid, donde las cajas habían sido abandonadas, pero no recuerda ni la fecha ni el nombre del vendedor". Al parecer, según su declaración, “pretendía subastarlas ahora que iba a cerrar su empresa, una tienda de material fotográfico de Madrid,”.

Todas las acciones legales emprendidas por estos cuatro fotógrafos para la defensa de sus propios Derechos de Propiedad Intelectual, con vistas al reconocimiento público de los mismos y para todo el colectivo de fotógrafos, han sido realizadas a través de la Marisa Castelo, del bufete Legalarte, quien asegura que “éste va a ser un proceso lento, que requiere de paciencia por parte del colectivo, ya que es un caso inusual y complicado, por cuanto implica a un número indeterminado de autores y a miles de fotografías que habrá que identificar”.

Los fotógrafos implicados en esta denuncia, cuyas Diligencias Previas se están llevando desde el Juzgado de Instrucción nº 19 de Barcelona, esperan el auto por el cual se establezcan las acciones pertinentes para avanzar en la investigación de la procedencia del mencionado lote, así como para conocer las medidas que se planteen para la apertura de las cajas que lo componen, a fin de averiguar su contenido y recuperar las propiedades de todos los autores implicados.